miércoles, 25 de marzo de 2015

UN FENOMENO LLAMADO TEAM OTRO LLAMADO NESTOR YALET

TEAM SU IDOLATRIA SU LIDERAZGO SU PARTIDA Y SU LEYENDA.
Muchachos tengan piedad con alguien ya no está y no puede defenderse. TEAM fué un crack, un excelente caballo, cada uno tiene derecho de catalogarlo con el título que desee o que crea que es justo hacerlo. Lo veo muy bien, pero no pongan en duda la profesionalidad de su entrenador, que a su vez era dueño de una buena parte del caballo. Néstor Yalet se aburrió de ganar carreras no sólo con TEAM. Fué un gran cuidador, un intuitivo excepcional, un conocedor cabal del caballo en general. Lo demostró al cabo de toda una vida dedicada al turf. Los matices que pudieron haber rodeado el caso TEAM ocurren con frecuencia. Claro está cuando pierde un crack, un fenómeno, un caballo que por ello resultó ser mediático, al que se le comparó con YATASTO entre otros, el fanatismo que a todos nos alcanza, nos hace ver motivos para la crítica a su entorno. Quizás hasta el mismo Mago, acostumbrado a estos menesteres, buscó en otra monta un detalle que en mi modestisima opinión era díficil de aceptar: su llegada a la milla. Recuerdo su pasada previa a la ¨Polla cuando Jacinto Herrera viajó a ejercitarlo a La Plata. Los 1'43"3/5 que marcaron los cronografos de varios, entre ellos el mío, fueron buenos, pero no excelentes. Se le trabajó de una manera distinta, de menor a mayor buscándole llegada. El concepto del crack, en lo personal, influyó en mi opinión en ese momento. El resultado de la Polla donde fuera aventajado por su compañero de techo CHEVILLARD, quizás justificaba su derrota en el pasto en las 2000 Guineas a manos del malogrado SEÑOR JUEZ, que se retiró sin conocerle, por lo menos el que escribe, su techo. Resultó díficil "digerir" esa merma del fenómeno popular. Es que cuando caen los ídolos, nos cuesta aceptarlo. Escribo esto ya retirado y con los protagonistas ausentes, por lo menos de TEAM y SEÑOR JUEZ. Quizás tengan el tiempo más que suficiente para en un "mano a mano" libres ya de presiones, encuentren la razón del techo de sus respectivos ejemplares. Quienes gozamos y disfrutamos de ver una máquina de correr llamada TEAM, seguiremos cada uno con su teoría, con nuestro convencimiento intacto, Así se respetan a los ídolos. Sólo ellos logran tal privilegio. A quienes no piensen de esa forma les solicito humildemente mantener el respeto a esos ídolos: NESTOR YALET y TEAM.

Quiero aclarar que por mi oficio también madrugué durante gran parte de mi vida. Lo hice porque representaba mi medio de vida y además sentía orgullo sano por lo que hice. De volver a tener que hacerlo repetiría lo hecho. No fué mi intención en el comentario polemizar con nadie. Sólo destacar condiciones profesionales de quienes consideré, equivocado o no, como tales. Creo haber realizado mi labor con aciertos y errores. Jamás mezclé sentimentos o afectos con el trabajo y menos aún juzgué actitudes para los cuales no me sentía capacitado. A pesar de haber madrugado durante toda mi vida, jamás entrené, aunque tuve ejemplares de mi propiedad. En un momento de vida profesional tuve una columna semanal en el Diario Clarin que titulé Intimidades del Bosque. Jamás se me ocurrió escribir en ella actos que fuesen de índole personal. Toqué eso si temas inherentes a otras actividades con humor y con respeto. Entendí que los encargados de juzgar actitudes eran precisamente los jueces. Es sabido que jugué desde niño y siempre lo hice con mi convicción. Aprendí a perder para disfrutar los aciertos. Por respeto a mi mismo, como todos, tuve conceptos de las personas públicas, pero jamás los hice público. Lamento profundamte haber tocado un tema que se le dió una interpetación que no es la razón del mismo. Personalmente les pido perdón a todos aquellos que se ven involucrados por conceptos lesivos hacia sus personas. Pensar distinto y actuar distinto no es de enemigo ni de adversarios. Quizás resulte una forma de vida.



1 comentarios:

A las 25 de marzo de 2015, 16:33 , Blogger Omar Puentes ha dicho...

Un caballo excelente, extraordinario, un gran caballo, un eximio veloz que llegó a la milla de una manera fantástica. Se mediatizó en aras de una venta frustrada. Luego vino el bajón, su derrota, sus trastornos que lo llevaron a la muerte. Pasó a ser inmortal dentro de los caballos selectos del país. También cabe reconocer que la muerte cuando llega en el momento de esplendor, inmortaliza.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal