miércoles, 25 de marzo de 2015

A RAIZ DE UNA INQUIETUD PERIODISTICA

A RAIZ DE UNA INQUIETUD PERIODISTICA
Me tomo el atrevimiento de copiar y pegar esta información porque creo haber sido testigo inicial del desprestigio a la gente del reloj.
Las cosas suceden muchas veces por lógicas consecuencias del no "pararse de punta" en el momento preciso.
Los cronometristas históricamente hemos sido ignorados por una gran parte de nuestros propios compañeros de redacción, hecho este que tú, viejo lobo de mar, lo sabes muy bien.
La información del trabajo del cronometrista, algunas veces, mal denominado "relojero" fué utilizada por nuestros propios compañeros de redacción en beneficio propio.
Alguna "tallarinada" en plena Oficial de San Isidro me viene al recuerdo, sobre alguna cabeza bien peinada, como anécdota pintoresca.
Cuando CLARIN decidió prescindir del reloj y no reponer a su cuerpo de cronometrista, fuí el último de abandonar el barco, por sólo problemas de ser el menor. Nunca tan cierto aquel refrán de que el ültimo que apague la luz".
Claro está que la medida tuvo el aval de consenso de quienes estaban al mando de la página. Primero dejamos de pertenecer a Deportes, lo aceptaron y luego terminó con la extinción de la página para ser vista solamente por intermet. Aclarando decía el Vasco y le echaba agua a la leche, durante muchos años CLARIN tuvo radicado un cronometrista propio en La Plata. En Sección Carreras parece que en ese entonces había "tijera" y cortaba de lo lindo. A instancia de Carlos Soto encargado interino de la misma en el año 1980 ingresé a la misma, cargo que desempeñé hasta el día del cese ocurrido el 30 de junio de 2007.
Siguiendo por los popes de la actividad, La Nación jamás tuvo cronometristas asignados en Palermo ni La Plata. Recuerdo que en el año 1991 cuando se disputó el Latinoamericano en La Plata, El Jefe de Carreras de La Nación, hoy no está entre nosotros, quiso conocer detalles al respecto de los caballos extranjderos alojados en La Plata y lo hizo por intermedio de Juan José Martínez "Quiti" que cumple y en ese entonces lo hacía funciones de cronista de turf especializado en dicho hipódromo sin ser cronometrrista. Mi respuesta, tú la sabes, el resto quizás no, fué que trabajaba para Clarin y no para otro medio. El que quisiera tener información que la pagase.
No es hora de recordar viejas deudas, pero la vida es asi. Es bueno a veces hacer un "refresca memoria"
La vuelta en La Plata por lo menos, tiene 2000 metros de disco a disco, y de tanto dar vueltas, en algún moimento nos encontramos. En los Palcos asignados a los Periodistas seguro que no ya que siempre concurri al hipódromo en el lugar que elegí con total libertad. Muchos me han visto sentandos en mesas de distintas tribunas junto a mi esposa, a mis amigos y a los visitantes que llegaban hasta ella. Aclaro que en esas mismas mesas el anfitrión resultaba yo, hecho que los mozos lo pueden avalar.
En el recorrido de esa pista imaginaria de dos mil metros, seguro no te voy a encontrar ya que se precisamente donde puedo encontrarte. Hablamos el mismo idioma y conjugamos verbos muy similares. Estuvimos en varias proyectos fallidos y te considero un cronista de pura cepa, un conocedor profundo de esta actividad y con condiciones superlativas. Conozco porque hemos "tirado" juntos más que "yunta de bueyes" que más que hacer fuerza para arar, era para ir en busca del objetivo. mientras otros hacían la "plancha" precisamente y era para "comer" lo que encontraban en su camino.
Lamento profundamente lo que ocurre con mis ex colegas. Ya mis fuerzas son escasas para ir a la lucha que debimos tomarla en el momento indicado. Ojalá se revierta esa situación, y si en algo puede ser útil, cuenten con mi modesta colaboración. Muchos de ellos, jóvenes y recién llegados a la actividad, mucho pueden aportar a la misma y corren con el pesado lastre de un Handicap que heredaron de más de 74 kilos. No son VILLARES para superarlo, pero quizás, con sus fuerzas intactas, sus condiciones en inmejorable momento, logren hacerlo. Es el objetivo que no supimos obtener los veteranos de labor que quizás con ser más "gordos" y beber mucho licor, se sienten o sintieron como triunfadores.
Los empresarios de las Revistas especializadas "chochos" con nuestra apatía y creyeron que con la desaparición del tabloid, engrosaban sus cuentas. El saldo fué negativo, En el duelo BOCA RIVER del turf revisteril, un bochorno. El partido lamentablemente terminó mal, muy mal. Quienes entregaron años de su trabajo, sabrán ellos como quedaron.
En lo demás los directivos de los hipódromos a los cronometristas, nos cambiaron por maquinas imperfectas que no garantizan para nada los registros de las pruebas de ninguno de los tres hipódromos centrales.
Ni siquiera, nosotros como comunidad ya que gremiko jamás existió, hicimos fuerza por conseguir, en su momento, que por lo menos dos cronometristas ocuparan sus lugares en cada hipódromo a los efectos de consensuar los guarismos oficiales, cada vez más inciertos y poco creíbles.
Suerte Gerardo y quienes te apoyen en tu gestión. Se que llevás en el alma tu vocación de cronometrista y a ello le adosás tus inmensas condiciones como periodista. Una vez más me ofrezco desinteredadamente, en aportar lo que crean necesario para que el turf ocupe el lugar que merece en el concierto deportivo de un país que desconoce y hace la siesta, la importancia del turf en la producción y economía del mismo y de quienes lo habitan. .

  • Agradezco tus conceptos Polaco con respecto a los cambios que sufrió la actividad y por supuesto a los personales en lo que creo te excediste. Concuerdo con lo relativo que cambió el turf, cambió el trabajo, cambió la cuida, cambió la vida. Es una realidad cruel que nos acecha a todos. Aunque insisto en mi tosudez casi crónica, que nosotros con nuestras actitudes, me incluyo, ayudamos en gran parte al cambio turfisticamente hablando. La tecnología no es condición que nos resulte ajena. Nosotros permitimos con nuestra pasividad y comodidad, entregarle mansamente el protagonismo conseguido por nuestros antecesores a personajes ignotos en la actividad, que ocuparon nuestros sitios y no precisamente por la tecnología. Alrededor de los de los distintos espacios donde ingresan los equinos a los hipódromos, para ser más preciso, las Veterinarias de los mismos, de un momento a otro comenzaron a "pulular" espectadores y supuesto entendidos en herraje, que no sólo lograron protagonismo, sino que hasta cambiaron el idioma propia dicho. Es común escuchar el del "fulano" no sirve porque vino con hierro en las cuatro y este cuando "juega" viene por menos con aluminio en las patas. Hicimos la "siesta" Polaco tan es así que los mismos dirigentes ante el aluvión de gente que habitaba desde una hora antes de la primera ese sector y ante la protesta de quienes trabajaban en el Servicio Veterinario, decidieron incorporar como elemento de juicio, el herraje en pantalla de cada competidor. Los mismos dirigentes que jamás tuvieron por sus cabezas, en la misma pantalla, destacar el pronóstico de los cronometristas especializados de las distintas publicaciones. Las mismas publicaciones, me refiero a los diarios de mayor tiraje, fueron retaceando espacio al turf, hasta que llegó el día que se animaron, con la anuencia nuestra, de pasar al olvido a todos. Solamente esfuerzos personales muy elogiosos como las páginas por internet, redujeron la información a quienes tienen llegada a las mismas, con sponsors de la actividad, hecho éste que veo con satisfacción. Los hipódromos prefirieron manejar el marketing a gusto y piacere. Por cierto que todos y cada uno son empresas dirigidas por personas que quizás conozcan más de marketing que de turf, y ello los haya llevado a preferir "arrimar" nuevos espectadores olvidando que la misma tecnología bien utilizada en el desarrollo interna de la actividad, tendría buenos efectos. Acaso organizando el aspecto caballar de cada centro hípico resulta tecnológicamente díficil? En los hipódroimos los cronometristas resultan fundamentales para el conocimiento de los ejemplares que se encuentran alojados, eso si con el acompañamiento de personal idóneo que los reconozca y avale. No ayudaría eso a la Comisión de Carreras conocer intimidades de las Villas Hípicas, no de "chusmerío barato" sino de población equina real? Como disponen de mucho personal en vigilancia, cosa que no me molesta, también podrían hacerlo con personal idóneo y especializado en lo que resulta la verdadera cocina del turf. En cuanfo a la población equina que viaja del interior, también creo que aplicando la tecnología y destinando personal que cumpla sus funciones con responsabilidad y buenas remuneraciones, ello redundaría en el buen manejo de la información y del turf en general. Parecería que el interior es un bastión inexpugnable y que todo lo que se maneja en él, ronda con lo anormal y en el mejor de los casos, para qué darle atención, si la gente sola por si misma, va a bajar a correr al centro tentada por un buen premio inaccesible de lograr en sus alrededores. Los boxes de tránsito de los distintos hipódromos que reciben esa caballada, son inspeccionados por los dirigentes de cada hipódromo? Me parece que no. Los integrantes de las distintas Comisiones de Carreras llegan con el tiempo justo al hipódromo antes que se corra la primera. Resulta tan díficil sentarse en una mesa grande dejando intereses personales en la antesala y programar con los detalles informáticos de cada uno de los hipódromos de una forma que permita controlar y hacer más eficaz el juego, pata indispensable de esa mesa, por más que muchos dirigentes, en su mayoría cabañeros, crean menos importante. Claro también comprendo que con la "sequía" de sponsors que tenemos, criticar a quienes apoyan al turf en aras de apoyar su propio negocio, sería jodido.
  • Omar Puentes Zignago Les dejo una pregunta "picando" los días de niebla cerrada, los registros de las carreras, si el teletimmer falla, cómo se toman? Voy por otra los distintos dirigentes y personal de Carreras de los tres hipódromos centrales, conocen a quienes figuran en el Programa Oficial, en el renglón que corresponde al entrenador? Eso se podría mejorar? Como? Voy a tirar una idea, trabajando con personal especializado y entiendo que eso no atribuible al paso del tiempo y si a la desidia y al desconocimiento o quizás a la desidia. Uruguay en ese aspecto con un turf infinitamente menor en potencial, muestra a los cronometristas oficiales con nombre y apellido en sus distintos programas radiales, televisivos, e informáticos. Alguien puede soñar que un adolescente hoy intenta conocer el trabajo del cronometrista si ni siquiera lo conoce ni conoce a quien lo ejerce. Puede ser que en otros tiempos y no por el cambio que impuso la vida, alguien llegara al lado de TURILO, de MOYA de MACIAS, del RANA, de BARRICALLA, de TITO ALARCON, de GOÑI, hoy como dicen los pocos que quedan son desconocidos y no por sus condiciones profesionales, sino porque la misma rueda de algunos caducos periodistas escritos, junto a la dirigencia caduca de los hipódromos, los ignoran. Quiero dejar en claro que no estoy cuestionando a mis pocos colegas, todo lo contrario, que amanecen ncon el reloj en la mano en mañanas desoladas en las tribunas de los hipódromos y en muchos de esos casos ni siquiera tiene un lugar acondicionado como debe ser el mínimo normal esperado. Como lo que me sobra a esta altura del campeonato es el tiempo, les voy a contar una experiencia vivida en uno de mis ultimos amaneceres junto a Gonzalo Valcarlos en el Paddock de La Plata. Año 2006 o 2007 a lo sumo y demuestro que esto viene de lejos, la vida tanto no había cambiado, lunes a la mañana con amenazas de probable lluvia, al toque de campana ocupamos nuestro lugar en uno de los tantos bancos, elegido al azar por nosotros, por considerarlo de mejor panorama y el clásico sale uno de los 1400 metros seguido con quien le toma aquel de Cleber que sale de la Villa? Transcurre la mañana aclara lentamente y mientras contínua el trabajo en pista, un ruido seco rompe el silencio matinal. Las miradas nuestras se posan en la tribuan y en el mismo banco que estabamos ocupando, en la otra punta, descansaba una persona luciendo en su espalda un 8 y con el nombre ROMARIO y la camiseta de FLAMENGO intuimos por los colores. El ruido que no alcanzó a despertarlo fué el que produjo un 38 negro que cayó desde su cintura. Seguimos trabajando haciendonos los que no sentimos nada, por celular llamé a Vigilancia. Cuando llegó ya se había levantando, nos saludo con un buen día y se fué silbando bajito. A los 45 minutos más o menos aparecieron los vigilantes, en ese momento no había fútbol, asi que los 45 minutos no eran porque estaban entretenidos con un partido interesante, nos preguntaron que había pasado, respondimos y la respuesta que conseguimos fué más o menos así. Gaucho su coche está mal estacionado, ocupa el paso y est+a molestando, si es tan amable lo puede retirar. Lloviendo acepté el reto. Hasta luego muchachos. Las quejas al Rey de España
Sin ir más lejos le comento que allá por la década del 70 cuando en La Plata se realizaban las apuestas llaves en cada prueba que se disputaba. El Director de Carreras el Sr Bolot había designado a dos cronometristas a los efectos de que con el depuramiento de forfaits, fuesen ellos quienes indicaran las posibles chances de los anotados y con especial énfasis en la opinión sobre los debutantes. Todo eso para que las llaves fuesen integradas de uina manera tal que resultaran parejas a los efectos del sport.
 Juan Carlos reconozco y no le esquivo al bulto en cuanto a lo de las "agachadas" y otras yerbas. Quizás resulten fruto de una cultura muy rioplatense, que no sólo ocurre en turf. Podríamos hablar mano a mano de tantas "agachadas" en tantos rubros que no nos alcanzaría el día. También le comento que la imaginación corre mucho más ligero que la misma realidad. En general en esos momentos el turf se basaba en dos patas. El turf propiamente dicho y el juego que inexorablemente está ligado al mismo. El juego quizás esté mal visto y con alguna razón. Las ventajas existen en todos los rubros y conviven en casi todos, los "puritanos" y los "vírgenes".Creo que la verdad está en la mitad del handicap. A veces los peores parecen mejores y los mejores resultan peores. No hablo de otros países porque no tuve la dicha de conocerlos en su verdadera intimidad. Por lo que he leido en Dubai no se juega y si no me equivoco al responsable de una escuadra muy numerosa, le dieron de por vida. No me digan que se escapó un gen de Luis Pecci o de Pepe petraglia porque no lo creo. Abrazo

Rosario es una cuna de cronometristas excelentes y con características parecidas en cuanto al concepto del trabajo y su relación con el juego. De Gerardo soy amigo y fuimos compañeros en varias "patriadas". Lo conozco muy bien y también por su intermedio y la un amigo común, se de las bondades de Panero y de Lucho.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal