domingo, 2 de mayo de 2010

INTERESANTE NOTA DE UN ENTRENADOR ANONIMO

ENTRENAMIENTO: ENTRENAMIENTO DE LOS CABALLOS DE CARRERA
Para empezar a hablar sobre el entrenamiento de los caballos de carreras, debemos conocer primero de dónde surge un entrenador de caballos y qué tipo de conocimientos debe tener, esto nos hará comprender mejor el tema.

Originariamente, los entrenadores salían de entre la gente que trabaja con los caballos, los limpiaban o montaban, llegando a tener tantos conocimientos acerca de él que sólo necesitaban experimentar formas de entrenarlos, para así completar y asumir todas las funciones. El poner a un caballo al lado de otro, ya cotejado, servía de referencia y la intuición era la guía, en la mayoría de los casos. Estos conocimientos, base de la superioridad que tenía sobre los propietarios de los caballos que ellos cuidaban, sólo los transmitían a sus descendientes, para así garantizarles su trabajo y el de su familia. A veces, algunos criadores de caballos, impulsados por su entusiasmo y su cariño a los animales, se hacían entrenadores, así como, por su contacto con ellos, los oficiales del ejercito acababan dedicándose a este difícil oficio.

No podemos olvidar a los jinetes aficionados que han adoptado esta profesión, algunos, por cierto, con gran éxito. Nos referimos a los gentlemen rider’s y las amazonas. Más recientemente, han surgido algunas Escuelas de Entrenadores en países, como Argentina, que han contribuido a expandir una profesión que estaba, hasta entonces, limitada a gente nacida en el mundo del caballo. Las Escuelas para Entrenadores tienen, en algunos países, cursos oficiales que pueden llegar a durar dos años, seguidos de intensas prácticas a la vera de un entrenador experimentado y responsable, que emitirá su juicio al término de ellas. Todo esto llevará a una evaluación final que permitirá obtener el título de Entrenador. Posteriormente, las autoridades hípicas oficiales, habilitarán el aprobado en el curso con una licencia, que permitirá el ejercicio público de la profesión de Entrenador de Caballos de Carreras.

Al no existir una bibliografía suficiente, sobre tan apasionante tema, que nos pudiera servir de apoyo más o menos científico, y teniendo en cuenta que la mayoría de los grandes entrenadores guardan celosamente los secretos acumulados por su experiencia, nos daremos cuenta de lo difícil que es poder adquirir esos conocimientos del arte de entrenar.

Hay algunos países en donde la experiencia previa, como mínimo dos años trabajando a las órdenes de un entrenador, es uno de los requisitos imprescindibles para optar a una licencia profesional; en otros, el hecho de pertenecer a ramas afines, como veterinarios, ex-jockeys, peones, capataces etc., eximen de este requisito, pero no de la necesidad de pasar por un examen teórico. Por otra parte, quiero insistir en que debemos tener los máximos conocimientos posibles acerca del caballo: su anatomía, su fisiología, su carácter, sus hábitos, sus enfermedades, lesiones, etc.; en fin, en todo aquello que nos ayude a conocerlo y así poder sacar de él el mejor provecho posible, haciendo su estancia en nuestros boxes larga y rentable y, al mismo tiempo, si tenemos suerte, que se retire por sus méritos y no por nuestros fallos. Por lo visto hasta aquí, podemos decir que un licenciado en veterinaria puede resultar la persona idónea para acceder a esta profesión que no sólo dará una salida laboral, sino que le posibilitará realizarse profesionalmente.

1º Entrenamiento. Un entrenamiento consiste, fundamentalmente, en el método mediante el cual tenemos preparado a un animal para realizar un esfuerzo determinado, en donde desarrollará toda su velocidad intentando cubrir una distancia sin cansarse y sin llegar a la extenuación que pudiera poner en peligro su integridad física. En los deportes humanos, hoy en día, los atletas se preparan sobre una base científica, con serios y complejos estudios y análisis de sus organismos. En el curso de sus entrenamientos se realizan controles periódicos para conocer su estado físico, e incluso psíquico, a través de terapeutas especializados. En veterinaria podemos contar con similares ayudas, pero el gran inconveniente en contra es la falta de límite racional, condición exclusiva del ser humano, que hace que sea quien determine el tope de su exigencia y que, además, no tiene a nadie que, enérgicamente, lo fustigue para que sobrepase ese límite. Por este motivo, la percepción que debe desarrollar el entrenador, para poder dirigir los ejercicios de un caballo, deben ser infinitamente mayores y se debe estar atento a cualquier indicio que nos pueda indicar si se le está obligando a traspasar aquel límite.

En los países donde el turf está más desarrollado existen diferentes sistemas de entrenamientos, con las variantes que cada entrenador aporta poníendoles su toque personal. Estos sistemas, muchas veces, están condicionados por las circunstancias que los rodean como tipos de pistas, horarios, etc. Exponemos a continuación dos formas de plantear el entrenamiento debido a las costumbres de diferentes países. Entrenamiento en los Estados Unidos, en donde la pista en que se entrenan los caballos es la misma en que, horas después, se compite, existen limitaciones de horarios, por lo que el tiempo permitido para que los caballos realicen su ejercicio es mínimo; por ello, se complementa caminando mucho al caballo, ya sea a la mano o en norias especiales para este cometido. El trabajo es controlado rigurosamente con cronómetros, así que el lugar elegido desde donde se toman los tiempos de los caballos, debe tener buena visibilidad de los puntos de referencia. En los hipódromos americanos, tanto los del norte como los del hemisferio sur (Argentina,Uruguay, Chile, Brasil, etc.), donde prima la velocidad a la resistencia, los trabajos siempre dependen del cronómetro.

Una vez en la pista, lo normal es que troten entre seiscientos u ochocientos metros, se detengan, den la vuelta e inicien el trabajo indicado, que puede consistir en un galope de 2.400 metros o bien salir al galope para hacer 2.000 m, pero finalizando los últimos seiscientos a una velocidad de carrera. Terminado el trabajo se vuelve, al paso, a la cuadra donde, una vez desensillado, el peón, dependiendo de las condiciones de clima existentes, procederá a su ducha y luego lo pondrá a caminar para que se seque y termine de recuperarse del esfuerzo realizado.

A continuación el caballo del siguiente lote ya está preparado, en espera sólo del cambio de montura. Entrenamiento en otros países, por ejemplo los europeos, donde el horario de pista no es tan reducido, porque sólo hay carreras una vez por semana, o en aquellos lugares donde la pista de entrenamiento es diferente a la de competición, se realiza un trabajo distinto, permaneciendo más tiempo en la pista, no sólo antes del entrenamiento sino después de haber realizado el trabajo. Terminado éste, los caballos vuelven al lugar caminando en círculo hasta que todos los animales del lote hayan realizado su trabajo y, en ocasiones, los entrenadores mantienen a los animales caminando hasta la total recuperación.

El caballo es un animal que permanece encerrado, en un habitáculo (box) de aproximadamente 4 m2, la mayor parte del día. Es un animal lleno de energía que, de alguna manera, debe descargar, por lo que debemos utilizar una hora, como mínimo, para sacarlo de esa rutinaria vida, así que, siempre que se pueda, debemos intentar cumplir son ese tiempo, contando desde que el caballo sale del box hasta que vuelve a entrar, una vez recuperado del ejercicio realizado en la pista. Si por alguna circunstancia no puede ir a la pista, haremos que lo caminen a la mano, o si se dispone de algún tipo de máquina para caminar (noria, cinta sin fin), lo pondremos en ella.

Veamos, ahora, algunas maneras de realizar los ejercicios. Todos los métodos son válidos; lo más importante es encontrar el idóneo para todos los caballos, en general, así como el adecuado para cada uno en particular. El fin que persiguen esos métodos es el mismo: tener preparado físicamente al caballo para que realice una distancia determinada, a la máxima velocidad que pueda desarrollar. Tenerlo preparado físicamente quiere decir que el animal no se canse antes de cruzar la meta y que no se le produzcan lesiones que puedan llegar a ser irreversibles. La velocidad es un fin único en sí mismo, ya sea para carreras de corta distancia, como para las largas; al final, ganará aquel caballo que, estando bien entrenado, sea capaz de cubrir la distancia de la carrera en un tiempo menor que sus adversarios. El entrenador capaz y con experiencia nunca debe adoptar un modo de entrenar rígido y dogmático, sino todo lo contrario, debe elegir, en cada caso, el que más convenga al caballo que tenga bajo su custodia, en ese momento; sí es verdad que la base de todos los sistemas de entrenamiento, bajo un mismo entrenador, suelen ser iguales. Distintos tipos de ejercicio.

Para empezar a hablar de entrenamiento, debemos diferenciar los distintos aires que van a desarrollar nuestros pupilos. En los diferentes países existen distintas palabras para señalar estos aires, que son muy variados, e incluso no todos los entrenadores las interpretan igual. Para tener una guía, hemos seleccionado algunos de ellos extraídos del argot de la Escuela de Entrenadores de Argentina, que, creo sinceramente, es una de las mejores del mundo; yo los adopté y con ellos me hice entender, muy bien, en mi época de entrenador en España. Da lo mismo adoptar éstos que otros que se les ocurran, lo importante es que los jinetes los sepan interpretar a la hora de recibir las instrucciones del ejercicio. Existen ejercicios suaves como el paso, trote, galope y galope alegre y ejercicios más movidos como el liviano, galope, largo y partidas. También hablaremos de floreo, tendida en la distancia, etc. Empezando por el trote sólo apuntaremos que debemos intentar que los potrillos lo desarrollen con amplitud de movimientos y soltura, debiendo avanzar los más posible. Personalmente, me gusta trotar mucho a los caballos, pues lo considero un ejercicio sano que pone a tono los músculos; no hay que olvidar que es el aire natural del caballo el que ha usado, desde siempre, para sus desplazamientos. Entre el galope normal, el alegre, el liviano o el largo la diferencia estriba en la velocidad pero, cuidado, esto no es matemático; el uso del cronómetro nos ayudará, dándonos una orientación de la velocidad que lleva el animal, cada cierta cantidad de metros marcados como pauta.

La palabra “canter”, que se usa para definir un galope, proviene del Condado de Canterbury, en Inglaterra. Al parecer, era el ritmo que imponían a sus cabalgaduras los caballeros para pasar delante de las damas y hacerse notar. La experiencia y el lugar en donde acostumbremos a entrenar, nos marcarán la pauta de los diferentes ritmos; por supuesto, contando con las variaciones individuales que pudiesen existir entre los diferentes tipos de tranco de cada caballo.

Como meros ejemplos, citaremos que, tomando como base los 500 m; Un galope alegre se puede pasar en 38-40 segundos; es decir, a una velocidad de 12-13 m/s. Un galope liviano se puede pasar en 34-36 s, o sea, a 14-15 m/s. Un galope largo entre 31-32 s (15-16 m/s). Insisto que esto es algo orientativo y siempre estará expuesto a variaciones, de tipo individual o por factores externos, como el estado de la pista, la hora del trabajo (no es lo mismo usar una pista a primera hora, recién pasada la rastra, que después de que hayan pasado doscientos o más caballos, revolviéndola) o por condiciones climáticas: lluvia, hielo, etc. Partidas (breezes, en USA): son ejercicios que se desarrollan a ritmo de carrera, sobre distancias que varían entre los 200 m y el 50% de la distancia que vaya a correr el caballo. Éstas pueden desarrollarse a voluntad del caballo; es decir, “en mano” o con la máxima exigencia, en donde el jinete arrea enérgicamente al animal, e incluso llega a hacer uso del látigo, como estímulo, en los ejemplares que lo necesiten.

Floreo: se denomina así a recorrer la distancia de la carrera que se vaya a disputar, a un ritmo cómodo; por ejemplo, de galope liviano, aunque no siempre es preparatoria del siguiente paso. Tender en la distancia o hacer la distancia: ya es un trabajo riguroso en donde el caballo cubrirá la misma distancia que correrá en su próxima competición, a ritmo de carrera. Este trabajo nos sirve de test de comprobación del estado de nuestro caballo y nos dará idea de cuál va a ser su comportamiento, en el próximo compromiso. La mayoría de los entrenadores no usan tantos aires de galope, para dirigir a sus pupilos. En USA, por regla general, pude observar que normalmente utilizan sólo uno o dos tipos de galope y luego la partida. Entrenamientos progresivos y continuos. (Interval Training). La finalidad de todos los métodos de entrenamiento, es que el organismo de los caballos vaya adaptándose, de forma progresiva, a realizar estos ejercicios, pasando de los más suaves a los más enérgicos, sin que le causen daños al organismo y, al mismo tiempo, desarrollando su velocidad y su resistencia a la fatiga. El control del ritmo respiratorio, así como de la frecuencia cardiaca, son ayudas útiles aunque no determinantes, a la hora de conocer el estado de entrenamiento de un caballo. Debemos conocer los valores normales e individuales para controlar, después de un ejercicio riguroso, la vuelta a la normalidad de esos parámetros. Aunque todas las formas de entrenar comienzan de un forma progresiva, de acuerdo a las facultades que vaya desarrollando cada animal, en un momento determinado se puede seguir utilizando lo progresivo como norma, o bien realizar uno continuo o de algún otro tipo. El entrenamiento progresivo precisa de mucho más tiempo para poner en forma a un animal, pues éste deberá ir pasando de etapa en etapa; es decir, de un ejercicio más suave a otro más enérgico, con la misma fatiga.

Por ejemplo, un caballo no pasará de hacer galope alegre, sobre 1.400 m, a liviano, sobre la misma distancia, mientras este ejercicio no lo desarrolle con comodidad y sin fatiga, y así en todos los demás casos. Un entrenamiento continuo es aquel en donde los ejercicios pasan de un galope estándar, que puede tener el aire que cada entrenador quiera darle, a las partidas o breezes. Estas partidas, normalmente dos por semana, son exigidas y extenuantes; el animal se fatiga cada vez menos, a medida que se suceden unas a otras, para llegar así a encontrar su grado de forma. En los deportes humanos, se puede decir que existen similares métodos de entrenamiento y que sus defensores aceptan la teoría de que hay que convivir con el dolor que trae aparejado el cansancio y que, cuanto más se acostumbre uno a ello, mejor podrá superar, luego en competición, el gran esfuerzo que debe realizar. Esto se puede aplicar, también, a los caballos; eso sí, haciendo una salvedad, el hombre dentro de su raciocinio conoce el límite, el animal no, máxime cuando encima lo conduce un jinete que usa una fusta y que le obliga a superar ese límite. Ambos métodos son válidos para ganar carreras y quizás lo adecuado sería adaptarlos a la categoría de cada caballo y a sus particularidades. Por último, haré una breve mención sobre el interval training, del que se ha hablado y escrito mucho. Existen libros interesantes, que se pueden consultar, si se quiere profundizar en este tema. Es el más técnico y científico de los métodos de entrenamiento. Empezó a utilizarse con los atletas que corrían sobre cortas y medias distancias, pero nunca en los de maratón; luego pasó a otros deportes que lo adoptaron aplicándole modificaciones personalizadas, pero sin desvirtuar la esencia del mismo; es el caso de los ciclistas esprinter o de los boxeadores. Es muy fácil de poner en práctica, pues consiste en una serie de ejercicios medianos o intensos, separados entre sí por breves periodos de recuperación. La mayoría de los textos que he leído, se refieren a la preparación de caballos cuarto de milla (velocidad y cortas distancias), aunque hay entrenadores que han adaptado este método para utilizarlo en caballos que corren por encima de los 1.600 m, con diferentes resultados. A grandes rasgos, supone el ejercicio de tandas de partidas con un intervalo de descanso o recuperación entre ellas, que debemos utilizar para controlar el pulso y la respiración. En definitiva, se trata de una serie de calentamientos sobre distancias más cortas que las de la competición, a una velocidad similar a la de carrera con intervalos de descanso, que serán más cortos cuanto más velozmente se realicen. Las múltiples partidas sólo autorizan tiempos parciales de recuperación, lo que produce un efecto de condición anaerobia/aeróbica de resistencia, tanto como de velocidad. El Interval Training es un entrenamiento muy duro que, a mi entender, no está al alcance de todos los animales, sólo los más fuertes y resistentes logran asimilarlo.

Un entrenamiento efectivo conlleva la aparición de estrés físico; éste hace activar los sistemas biológicos del cuerpo (cardiovascular, muscular, etc.) que responden con cambios capaces de superar el siguiente entrenamiento y, en consecuencia, el siguiente estrés. Pero no debemos abusar; demasiados entrenamientos estresantes pueden dar como resultado lesiones y dolores agudos; sin embargo, incluso niveles bajos de entrenamiento con estrés, producen pequeñas contracturas y desgarros musculares con las consiguientes inflamaciones y entumecimientos que causan malestar y hasta llegan a producir intenso dolor. Para adentrarnos en el entrenamiento en sí, debemos tener en cuenta que no es lo mismo entrenar a un potro de dos años, para su iniciación, que a un veterano de 3-4 años, para una carrera en particular o para una reaparición; como tampoco, para el mantenimiento del animal, entre carrera y carrera. Entrenamiento de un potro de dos años. Para asimilar correctamente los sistemas de entrenamiento, lo mejor es empezar con los potros de dos años, será un ejemplo significativo de la base, para luego pasar al entrenamiento de un adulto. Es preciso un plazo de entre 90 a 150 días para tener listo a un potrillo para su debut. Por supuesto, dependerá de las características genéticas y físicas de cada caballo y de que la doma haya sido realizada por nosotros o si vienen ya domados de un centro de entrenamiento. Normalmente, durante el primer mes, con el potro ya domado, se suele aprovechar para ir perfeccionando aspectos de su doma, tales como obediencia a las riendas, detención, arranque, etc., obligándole a ejercicios suaves al trote sobre una distancia de 2.800 a 3.000 metros. Si el lote evoluciona bien, y ya entrando en el segundo mes, se aconsejan ejercicios combinados de trote y galope, en la primera y segunda mitad del recorrido, respectivamente. Es normal encontrar algún que otro animal rebelde y que necesite más tiempo, porque le cueste asimilar el adiestramiento. Por ello, es conveniente separar por grupos, a los animales, según se grado de aprendizaje. Siempre que sea posible, debemos llevar un caballo veterano en los lotes de potrillos y colocarlo delante para que lo sigan en fila; más adelante se aparejarán de dos en dos, dejando una distancia de dos a tres cuerpos entre cada pareja. También, entra dentro de esta particular doma colocarlos entre dos caballos para que sientan el roce entre ellos y pierdan el miedo al pasar, lección que les resultará muy útil en su vida de carreras. Caminaremos a los potrillos en aquellas pistas en las que se pueda disponer de un espacio para ello y, si no existe, la caminata se realizará en la propia pista o aprovechando el camino de regreso a las cuadras. Con aquellos potros que “nos dicen” que podemos continuar, grupo de los más adelantados, así como con aquellos que viven en un centro de entrenamiento, donde se les ha domado, comenzaremos a realizar el programa que detallamos a continuación y con el que entramos ya en el tercer mes de aprendizaje.

Protocolo de entrenamiento para potros de dos años. Aunque no imprescindible, tomamos como referencia una pista de 1.400 m. Lunes: 2.800 m de trote, caminar 15 minutos al paso. Martes: 1.400 m de trote, caminar 10 minutos y una vuelta a galope. Siempre caminar una vez terminado el ejercicio. Miércoles: se repite lo mismo. Jueves: 1.400 m de trote y caminar 10 minutos. Luego 700 m de galope normal y los otros 700 a una galope más rápido (galope alegre). Viernes: repetimos lo mismo. Sábado: trote y paso igual, pero el galope lo dividimos en dos partes y lo alargamos a 1.000 m a galope normal y los 400 restantes lo llevamos a un liviano. Domingo: normalmente día de descanso. Se les suele reducir la cantidad de concentrado del pienso y se aumenta la fibra (menos avena y más alfalfa o heno). Al inicio del cuarto mes, vuelvo a recomendarles lo dicho anteriormente, continuaremos con aquellos potros que lo pidan y, quiero matizar esta frase, pues esta percepción es muy difícil de explicar puntualmente, al adquirir experiencia uno se va dando cuenta de aquellos potros que evolucionan favorablemente, asimilando el ejercicio progresivo y que necesitan realizarlo más rápido cada día. Desarrollamos, nuevamente, una semana tipo: Lunes: los 2.800 m de trote y el paseo preceptivo. Un pequeño paréntesis para resaltar la importancia de los días siguientes a un domingo o día festivo, en que los caballos no hayan salido a ejercitar. Debemos siempre hacer ejercicios suaves para evitar problemas tan comunes como la “envaradura”, grado más suave de una rabdomiolisis, que puede conllevar consecuencias fatales para el pura sangre. Si tenemos animales sensibles a esta enfermedad es necesario que caminen, aunque sea dentro de la cuadra, y si son muy nerviosos o impacientes antes de llevarlos a la pista, es conveniente suministrarles algún sedante o tranquilizante. Martes: desarrollar un ejercicio de calentamiento consistente en hacer 1.000 m al trote, seguidos de 400 m de galope y una vez finalizados nos dirigiremos al sitio de caminar donde estaremos, aproximadamente, 10 minutos; si no disponemos de este lugar, debemos precisar dónde vamos a finalizar el calentamiento para que entre éste y el comienzo del siguiente ejercicio exista una distancia de por lo menos 1.000 m, que serán recorridos al paso, a continuación, 1.400 m al galope. El ejercicio de calentamiento debe hacerse siempre cuando estemos en pleno entrenamiento y puede ser como el ya descrito o simplemente realizando 1.000 m de sólo trote o únicamente galope al entrar a la pista; en fin, es simplemente un ejercicio para estirar músculos y prepararlos para el ejercicio siguiente. Miércoles: calentamiento como el día anterior, caminar y galopar en dos partes iguales, la primera a galope normal y la segunda a galope alegre. Luego caminar. Jueves: calentamiento, caminar y galope alegre toda la vuelta; o sea, 1.400 m, luego caminar. Viernes: calentamiento, caminar y galopar en dos partes: los primeros 1.000 m a galope alegre y los 400 restantes a galope liviano. Sábado: calentamiento, caminar y galopar en dos partes: los primeros 900 m a galope alegre y los 500 restantes a galope largo. Domingo: descanso.

A esta hora habrá potrillos precoces que sólo necesitarán realizar un par de partidas sobre 600 m para correr sobre 800 m. Quinto mes: Lunes: dos vueltas al trote; o sea 2.800 m. Martes: calentamiento, caminar, una vuelta a galope. Miércoles: calentamiento, caminar, una vuelta a galope alegre. Jueves: calentamiento, caminar y galope, en dos partes iguales, la primera a galope alegre y la segunda a galope liviano. Viernes: calentamiento, paso y 900 m de galope alegre, luego 500 m de galope largo. Sábado: calentamiento, caminar y un floreo sobre la distancia que vaya a correr. La segunda semana, repetimos, todo igual menos el sábado en el que haremos, tras el calentamiento acostumbrado, la distancia a ritmo de carrera, a sabiendas de que la carrera será la semana siguiente. Domingo: descanso, aunque, muchas veces, es conveniente sacar al caballo a caminar de la mano. Este paseo le vendrá bien para estirar músculos, pero, sobre todo, nos servirá para observar sus movimientos y así poder detectar cualquier grado de cojera que pudiera existir por una incipiente lesión.

Cuando estemos ya en la segunda semana de la carrera, de lunes a viernes, realizaremos lo mismo que la semana anterior y el sábado lo aprovecharemos para trotar 2.800 m y quince minutos de paseo. Domingo: el día esperado, debemos tener muy en cuenta la hora a la que esté programada la carrera, para así coordinar las actividades de este día. Procuraremos, al principio, trabajar los potrillos en grupos, pues el adelantar, pasar entre dos caballos, ir delante, ir detrás, recibir la arena en los ojos (muy importante si va a correr en arena), etc. irá dándoles la experiencia necesaria para enfrentarse a la primera carrera de su vida. Aquí acaba nuestra misión, en cuanto al entrenamiento se refiere.

Resta estudiar las instrucciones que se le impartirán al jockey y que habrán sido extraídas del conocimiento del potro, a través de todo el proceso de su entrenamiento, luego no quedará más que esperar la carrera para confirmar o no las esperanzas puestas en él. Hasta aquí hemos planteado un entrenamiento totalmente teórico. ¡Ojalá fuera así de sencillo! Pero para nuestra desgracia, muy pocas veces podemos hacerlo tan estricto; hay que tener en cuenta que el entrenamiento aquí desarrollado es para potros que vayan a debutar en distancias de 1.400 m o inferiores.

Vamos a poner un ejemplo de entrenamiento, sacado de la escuela norteamericana, para que podamos conocerlo y que así cada cual adopte las opciones de cada método que más les convenzan. Partiendo de la base de que ya han transcurrido entre 90 y 150 días, tras los cuales los potrillo más precoces se encuentran en condiciones de trabajar fuerte, podemos iniciar las primeras dos partidas que serán suaves y siempre sobre una distancia no superior a 400 m. Una semana tipo podría ser así: Día uno: partida sobre 400 m. Día dos: caminar de treinta a sesenta minutos. Día tres: galope sobre 1.600 m Día cuatro: galope sobre 3.200 m (2 millas). Día cinco: igual al anterior. Día seis: partida sobre 400 m. Si el potro va a correr sobre 800 m, y está bien enseñado, no se asustará al pasar a otros caballos, ni de la tierra en los ojos, y si los tiempos que marca son normales, seguramente con un para de partidas más, sobre 600 m, estará listo para debutar. Si la distancia que vaya a correr es mayor, entonces las partidas que precise serán necesariamente más largas, pero como norma, hasta los 1.400 m (distancia tope normal para los dos años), las partidas serán siempre de doscientos metros menos de la distancia a correr. Se recomienda seguir esta norma, sea cual sea el método de entrenamiento que se haya seguido. Recuerde que su potro va a recibir sus primeras experiencias y que éstas lo marcarán para el resto de su vida deportiva; tenga mucha paciencia con él, no lo someta a ejercicios extenuantes y, sobre todo, que en su debut se encuentre en condiciones de entrenamiento y salud. Si hemos tenido la suerte de seguir con este potrillo, hasta la edad adulta, nuestra segunda fase será mucho más fácil, pues ya conocemos al animal.

Entrenamientos para distintas edades y circunstancias. En principio, se debe diferenciar entre preparar para una carrera de distancia corta, mediana o larga y, de acuerdo a las características de un caballo concreto, si es un sprinter, un miler o un stayer. Se entiende por distancia corta, para un sprintes, la que ronde entre los 1.000 y los 1.400 m; mediana, para un miler, la que esté próxima a la milla (miles, 1.600 m), y larga para un stayer (resistencia) desde los 2.200 a los 2.400 m.

Existen variaciones, dentro de cada categoría: los super-velocistas que no pasan de los 1.000 m o los milleros que afrontan los 1.600 m y los fondistas que cubren distancias superiores a los 2.500 m. Como diferencia fundamental, en un entrenamiento clásico, un sprinter nunca debe sobrepasar, en su entrenamiento, los 1.600 m; por el contrario, en éste deben abundar las partidas cortas de 400 m.

A medida que aumenten las distancias de competición, se realizarán más tendidas sobre la distancia a correr y abundarán los floreos y menudearán las partidas cortas. Para un caballo que vaya a hacer su reaparición, después de haber estado inactivo un cierto tiempo, es conveniente analizar la causa que lo ha mantenido alejado de la competición. Si ha sido por un problema de su aparato locomotor, y dependiendo de la gravedad de la lesión, el entrenamiento deberá estar encaminado a alejar el peligro de una recidiva Siempre será más conveniente consumir un tiempo extra para llegar a una carrera que no llegar nunca y, también, se puede adoptar el criterio de que corran un poco faltos de entrenamiento, para que el esfuerzo de la carrera termine de perfilar su puesta a punto.

No en vano sabemos que una carrera vale por varios trabajos de entrenamiento, criterio que se puede aplicar a caballos curados de graves lesiones musculares e incluso óseas. Si la causa de la inactividad fuera de otra índole (viajes, cambios de país, e incluso cambio de entrenador), iniciaremos un entrenamiento de reconocimiento consistente en dos semanas de trabajos suaves, donde sólo realizaremos trotes y galopes, como si de un potro en su segundo mes se tratara, para ir aumentando progresivamente la velocidad de los trabajos y sólo él “nos dirá” en que estado se encuentra, al controlarle la respiración, su recuperación a la fatiga, su asimilación del trabajo, su apetito en la cuadra, etc. Al ir conociendo su estado, le marcaremos un plan de trabajo acorde a la distancia que vaya a correr y le buscaremos una carrera idónea, en el siguiente mes o mes y medio.

Insisto en recalcar algo que es válido para todas las etapas del entrenamiento de un animal y para cualquiera de los métodos que se utilicen: deben tenerse en cuenta las particularidades de cada animal; esto es lo más importante con lo que si lo obviamos fracasaremos estrepitosamente.

No es lo mismo entrenar una yegua de escasamente 400 Kg., mala comedora, que un caballo de más de 500 Kg. que come todo lo que le echen; ni es lo mismo un animal nervioso, que se desgasta excesivamente por su temperamento, que uno tranquilo que se pasa tumbado y descansando la mayor parte del día.

Como norma general, y de sentido común, no debemos extenuar a los más frágiles, física o temperamentalmente, con ejercicios demasiado enérgicos. Para los delgados, que comen mal, está la máxima popular conocida en los ambientes hípicos de “dar una vuelta menos de paseo y un jarro más de comida”. O sea, que debemos suavizar el entrenamiento en los casos que esté indicado, e incluso intercalando días de paseos o trotes con distanciamiento de los trabajos más fuertes y, por el contrario, debemos intensificarlos (dobles partidas, caminar o trotar por la tarde, etc.) cuando el animal así lo precise, como en el caso de los caballos tranquilos, sobrados de grasa, que muchas veces asimilan una vuelta más o una doble partida.

Concluimos nuestras recomendaciones sobre los entrenamientos con algunas consideraciones sobre el mantenimiento de los animales en plena competición. Lo normal es que después de una carrera, y si el animal ha cumplido con lo que de él se esperaba, quede en buenas condiciones, no haya sentido el esfuerzo, coma normalmente y no presente dolores musculares, esté descansando uno o dos días caminando a la mano para, al tercer día, iniciar el entrenamiento de trote dos días, calentamiento y galope al siguiente, y completarlo al sexto o séptimo día con un alegre de 400 a 800 m, según las características del animal.

A partir de aquí todo va a depender de la fecha de la próxima carrera, de las aptitudes del caballo y del tipo de carrera que se haya elegido. El comprobar los tiempos, el practicar algún análisis de sangre y algunas otras observaciones nos ayudarán a conocer mejor al animal. Todo esto es válido si, como decimos, el caballo ha cumplido con las expectativas que teníamos de él; en el caso de no ser así, analizaremos su actuación para intentar determinar por qué ha ocurrido así.

La opinión del jinete es fundamental, a la hora de orientarnos sobre lo que puede haber ocurrido, no es lo mismo que nos diga que el caballo se cansó al final, que se ahogó o hacía ruidos al respirar o que su acción no fue normal. Si el problema es de fatiga, hará que nos cuestionemos el entrenamiento que le hemos aplicado; quizá, hubiera precisado mayor trabajo del que hemos exigido, el origen del cansancio puede deberse a otras causas, como pueden ser problemas de conducción (muchos caballos “se pelean” con su jinete durante una buena parte del recorrido, cansándose), de adiestramiento, de un cambio de filete o a fallos en la cuadra, como haberle permitido beber agua antes de la carrera., etc.

Si se observa, o se intuye, el más mínimo problema físico, tras la carrera, debemos instar al veterinario para que realice un chequeo y poder, en su caso, encontrar la causa de tal anomalía. A veces, sucede que es imposible determinar la causa por la que un caballo ha corrido mal; todos sabemos que hasta los cracks pueden tener un mal día, hay que tener mucha paciencia, tratando de no creer en brujas “aunque haber las hay” y hacernos a la idea que todo esto forma parte de la gloriosa incertidumbre del turf. Les agradezco su atención.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal