sábado, 2 de enero de 2010

VIDA DE UN CRONOMETRISTA

La Vida de un cronometrista.

Un sueño hecho realidad, una pasión enceguecida. Amor por lo que se hace.

Quizás quien lea esto se pregunte inmediatamente que es eso? Qué cosa más rara, que de diferente puede ser a todo lo que más o menos rodea a la actividad turfística. Pues bien,si seguimos paso a paso el relato de unos de esos seres que precisamente vivieron por y para el turf, lo comprenderás quizás de una mejor manera.
El cronometrista de turf, el cronista de pistas, el reporter -término con que antiguamente se identificaba esta tarea- es alguien que desde su óptica tiene que seguir día a día, hora a hora, minuto a minuto, todo lo que acontece en su alrededor y por lo tanto en el mundo del turf.
Principalmente debe sentir una pasión muy especial por el trabajo que realiza. Es un pesquisa incesante, un imaginativo creador de circunstancias que se van a ir presentado momento a momento. Debe tener como una de las primeras facetas más importantes, mucha concentración en la labor del trabajo. Para ir puntualizando, y dejar en claro conceptos que pueden aparecer como insólitos, para él no existen "francos", no hay "fiestas tradicionales", no existen enfermedades simples, debe estar siempre firme en su atalaya. Avisorando el movimiento de cada uno de los ejemplares que desarrollan su entrenamiento, en su lugar de trabajo, llámese hipódromo, establo o lugar donde pueda encontrarse la noticia que por lo general va a venir de la mano del caballo. Debe estar preparado para saber enfrentar las inclemencias del tiempo, muy propias de la naturaleza. Debe empezar a saber ver un caballo, desde que sale del box, hasta que termina el ejercicio al que fué sometido, con caminata posterior precisamente para ir saliendo de a poco de ese proceso de agitación, que el ejercicio mismo le provoca.
Ya sé, Vd querido lector estará pensando pero que es esto? Acaso esté soñando en ir develando de a poco la vida de un robot. No, por el contrario, está entrando en el ámbito propio de esta actividad, profesión o como Vd quiera llamarla.
Primera pregunta que surge a flor de labios, de quien va leyendo y se sumerge en este oceáno de aguas bravas, pero inmensamente cálidas. Como se pueden conocer todos y cada uno de los caballos que están en training? Si son todos casi iguales. La respuesta le dirá a Vd querido lector, que salvo muy raras coincidencias, pues es al reverso, son todos distintos.
Debe tener quien cumple esta tarea conocimientos del caballo, de sus partes, de sus pelajes, de sus marcas o señales tan particulares. Debe irse familiriazando, muy de a poco en conocer cada una de las partes del físico del animal. Por ejemplo en la cabeza, el tipo, la forma no es la misma. No son todas iguales, es frecuente ver cabezas "acarneradas" que por cierto difieren bastante con las que consideramos normales. Acaso en lo seres humanos todas las caras son iguales? No existen los de frente ancha, los narigones, los de pómulos salientes, los de labios carnosos o su inversa, los atractivos, los feos, los horribles. los deformes y cuidado con el sexo femenino que no se pongan mal, no crean que las estoy ignorando cuando me refiero en masculino. Es nada más que "globalizar" al ser humnano y no establecer diferencias, máxime cuando hablo de feos, horribles, resultaría injurioso catalogar al sexo opuesto de esa manera.Salvada la acotación continuemos. Quizás nuestra labor es muy similar a la de aquellas personas que se encargan de producir, gestar identic kits. Precisamente ahí se registra todo, por ejemplo zaino(que es el pelo identificatorio del animal) pequeño punto en la frente, listita deforme o chorreada que se corta en una parte de su nariz y termina en un pequeño punto en su hocico, con final hacia el ollar izquierdo. Y de esa forma estaríamos dando fin a la observación puntual de la cabeza del animal. Continuamos imaginando un zaino, que puede tener crines zainas o un poco más oscuras, tirando a la apariencia, de negras. Crin es el pelo largo del animal, que recorre el mismo, a lo largo del cogote o pescuezo. Si no lo tiene por que se le cortó al ras, cosa esta bastante frecuente, le llamamos “tusado” debido a que precisamente lo que se practicó a ese animal, fué un tuse al ras de su pelo, que a medida que va creciendo puede dejarse, o volverse a cortar. Si llevamos el ejemplo al modo humano. La Bruja Verón, diríamos que estaría tusado, si fuese un animal.
A continuación seguimos con el cuerpo del animal y precisamente ahí en el puro de carrera a diferencias de otras razas, no existen mayores diferencias. Más aún por una razón de pertenecer a razas selectas, donde la perfección se busca por medio de la genética, es muy raro que nazcan caballos con manchas. Si asi ocurriese y el Stud Book confirma por intermedio de la investigación de su genética, que corresponde el animal, al cruce de dos puros perfectmente identificados, se confirmará como válido su nacimiento, permitiendo su inscripción en el Registro pertinente. Si en ese caso se viera alguna marca o deformación, como puede ser por ejemplo un ombligo saliente o punteagudo, u otra mancha sea cual fuere debe ingresarse al identic kit propio.
Es sabido que el caballo tiene cuatro miembros inferiores, dos manos que resultan los miembros delanteros y las patas, que como lógica consecuencia, son sus miembros posteriores. En cada uno de eso cuatros miembros hay partes que son diferenciadas con distintos nombres. En las manos, las de adelante, su nombre es corona; mientras que en las patas a ese lugar o a ese sitio se llama cuartilla. Para identificar a esas partes resultan las que están sobre el límite de donde comienza el vaso. Puede prolongarse en el caso de la pata hacia atrás en el hueco que el mismo vaso forma con la pata. Pues bien imaginemos que el animal que estamos revisando u "ojeando" muestra marcas blancas en su mano derecha, ahi diremos que tiene corona de mano derecha y describiremos a nuestra manera identificatoria de que manera es esa mancha. Por cierto que si es en la izquierda es lo mismo. Si fuera en las patas ahi diríamos cuartilla pata derecha o izquierda. Si la marca es apenas visible y está en el límite del comienzo del vaso, la vamos a llamar pequeña lista horizontal no continua alrededor del vaso, y si fuese en la parte cóncava del mismo, donde no va herraje, diríamos candado, asi se llama esa zona con marcas blancas.
A su vez en sus miembros podemos marcar la significación la intensidad de la marca. Siempre de acuerdo a nuestra óptica. Así diríamos cuartillita, cuartilla, pata o pata calzada, que es precisamente la que sobrepasa la línea del garrón del animal.Por cierto que en el caso de los miembros supriores es exactamente igual, nada más que difieren los términos. Allí sería coronita, corona,mano, mano calzada.
También existen marcas en distintas patas o manos, por ejemplo mano izquierda, mano derecha, o dos manos o dos patas o cuatro patas o cuatro patas calzadas, ello depende de las marcas que tenga cada animal que nosotros vayamos viendo y "registrando" no sólo en la computadora, en el papel, en lo que elijamos para hacerlo, sino que acá viene lo más importante, es nuestro ejercicio de la "memoria visual" que comunica inmediatamente, a nuestro disco rígido imaginario, que almacena y a su vez ubica esas marcas con el nombre correspondiente.
Indudablemente que dicho así, de esta manera, parecería un trabajo de locos imposible de realizar. Nada de ello la vocación, el constante ejercicio, la prolijidad que cada uno le otorgue a esta tarea, va a irla simplificando, hasta que llega el momento que es un mero trámite. Eso si, tengamos en cuenta que la población caballar, continuamente y por distintos motivos, se va renovando permanentemente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal