jueves, 26 de marzo de 2015

EL ULTIMO INFORME DE MI RELOJ

RELOJ DE LA PLATA, martes 1º La Plata.-



            Antes de iniciar el comentario o mejor dicho desmenuce de las distintas pruebas, creo oportuno comunicarles que con el cambio de edad de la población equina, es decir a partir del día de la fecha, como rigen las leyes de los distintos Stud Book del Hemisferio Sur, quien escribe abandona su atalaya de información en el bosque platense, por lo menos en lo que mi relación laboral respecta con el Diario Clarín.



            Si nos remontamos a años no muy lejanos en esta fecha quedaban excluídos para actuar en los máximos todos aquellos caballos que no hubiesen obtenido triunfo alguno en dichos hipódromos. Rosario era la meta que se fijaban los que a los seis años todavía figuraban como perdedores. Con el correr del tiempo se extendió el permiso para competir en la de cinco y seis años, con la desventaja que indudablemente eso representa.



            Matungo viejo y remolón, con muchos años a cuestas me llegó la hora del retiro. Ya en las anotaciones, ni recibiendo ventajas me permiten competir oficialmente. Ni siquiera la ex Chicago argentina, me sirve y pido disculpas por haber nombrado a los que bajan de a dos escalones por vez.



 El paso del tiempo es inexorable y marca dejando huellas que hacen que la “caballada joven”, con total justicia, nos avasalle. Ya las “cuerdas” están “abananadas”, las fosas nasales rojas de sufrir “epistaxis bilateral” muy a menudo, las “cuerdas vocales” con ruidos guturales propios de una ronquera crónica, las “anteojeras” que en otro momento sirvieron para no echarnos adentro, ahora cumplen funciones protectoras para el mejor funcionamiento del deteriorado órgano visual.



 En fin; se nos vino la noche.



La campaña en las pistas, ni siquiera nos depara mayores expectativas en el Haras. De “retajo” ya no servimos, de padrillo menos aún. Se pone fiera la cosa, pero la carrera hay que seguirla corriendo.



 Es brava. Estamos cerca de la raya y el de “afuera” nos viene “sobrando”. Mientras nosotros venimos palo y palo, ya con un jinete medio desacomodado, el que nos aparea viene “chistando”, cosa de no ganarnos más fácil. Para graficarlo mejor: adentro Elio Riso nos trae a taco lonja y algún “chicharrazo” cada cien metros. Afuera viene yo que sé, no lo veo muy bien, pero  parece que es El Flaco Perdomo, o el Maestro Arturo Piñeyro, no será Jara?, parece Nardi, no es Valdi?, no Vilmar, no Galloso, o es Pablo, o el Kaká del turf, el de las más de 10.000 carreras ganadas.



No sé, pero que nos viene acompañando no tengan dudas. Falta poco pero el “rayero” ya tiene la “chapa” en la mano.  Gana irremisiblemente el de afuera

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal